Direct access to content

HACK THE SYSTEM: Cuando la dirección de fotografía rompe las normas

Sabemos que la dirección de fotografía en cualquier producción audiovisual es una herramienta esencial para reforzar la historia que se esconde detrás. Siguiendo una serie de pautas establecidas, se crean composiciones que emiten un mensaje directo que hace empatizar al espectador pero, ¿qué pasa cuando estas pautas son ignoradas, cuando se “hackea” el sistema? ¿se puede conseguir un mensaje efectivo?

En algunos casos, sí. Uno de estos ejemplos es la serie Mr. Robot, protagonizada por Rami Malek y Christian Slater. Mr. Robot cuenta la historia de un joven, inestable y talentoso hacker que se ve involucrado en un ataque masivo, capitaneado por un misterioso personaje (que da nombre a la serie), a la empresa más poderosa del mundo.

Si hubiera que definir la serie en tres palabras, estas serían: caos, paranoia y rebeldía. Estos tres conceptos sirven perfectamente para describir lo que nos sugiere la dirección de fotografía de la misma. Ya sea para sumergirnos en la mente enajenada del protagonista como para describir lo que está sucediendo en un mundo descontrolado, las composiciones que se nos presentan rompen con todas las reglas establecidas y se crean sus propios recursos para transmitir un mensaje entrópico.

Para cada actitud, encontramos un tipo de plano. Para cada duelo dialéctico, una composición distinta. Simetrías para momentos de tensión, encuadres inusuales, las reglas clásicas totalmente ninguneada, escenas asfixiantes… En fin, todo un universo de atrevidos recursos que hacen de esta utopía cyberpunk una auténtica joya visual del caos.

Comenta este artículo

*

*