La mayor campaña de marketing que un coche ha hecho jamás vuelve a ser cosa de Elon Musk.
Y es que ser el propietario de Space X le ha permitido lanzar el primer Falcon Heavy, el cohete con mayor capacidad que se haya mandado nunca al espacio. Cómo no podía ser de otra manera, lleva un Tesla Rodaster consigo, junto con un conductor muy peculiar: un muñeco que simula a un astronauta llamado Starman.

El lanzamiento y el viaje del coche en espacio se emite en Youtube en directo desde hace una semana para asegurar una expectación constante. Vamos, una estudiada estrategia de comunicación que mantuvo a más de 200.000 usuarios pendientes del despegue a través de Youtube.

La pregunta es, ¿que pasará ahora? ¿Vuelve Starman a la tierra? Tendremos que seguir la historia de cerca para conocer su final.

Encuentra más información:  Space X