Direct access to content

Vivian Maier, la fotógrafa invisible

Una subasta de un trastero sacó a la luz las imágenes de una de las mejores fotógrafas de la segunda mitad del S. XX.

Vivian Maier transmitió la belleza de las cosas corrientes buscando en lo cotidiano, en lo banal y en la imperceptible realidad, capturando los detalles, gestos y expresiones que se topaba por las calles de Nueva York y Chicago.

Maier alternaba su profesión de niñera con su gran pasión, manteniendo en secreto sus trabajos fotográficos realizados sin el objetivo de ser enseñados al mundo.

En el 2009, la fotógrafa murió dejando 120.000 negativos (parte de ellos aún por descubrir) pero gracias a John Maloof, periodista e historiador que se encontraba entre los compradores de la subasta, sus fotografías no acabaron en el olvido.

Desde el 2010, su trabajo se ha exhibido en galerías y museos de todo el mundo, y fue el tema del documental “Finding Vivian Maier” de 2013, nominado a un Oscar.


A pesar de que una gran parte de su obra está capturada en blanco y negro, Vivian Maier trabajó también la fotografía en color con una Kodak Ektachrome 35mm. Con el paso del tiempo, el trabajo de Maier pasó a ser más abstracto, reemplazando la atención en las personas por centrarse en objetos encontrados, periódicos y graffitis.

La monografía más grande de sus fotografías a color fue publicada por Harper Collins, que incluye imágenes extraídas de las aproximadamente 40.000 diapositivas en color que abarcan los últimos 30 años de su vida.

“Vivian Maier: The Color Work” explora más de 150 de sus coloridas imágenes con detalles que se han recopilado sobre su historia y su proceso fotográfico; se creó en colaboración con la Galería Howard Greenberg de Nueva York, que actualmente presenta una exhibición hasta el 5 de enero de 2019.

El atractivo de la fotógrafa Vivian Maier perdura a pesar de que muchos detalles de su vida siguen siendo un misterio.

Comenta este artículo

*

*